Jubilación activa de un autónomo con deudas en la Seguridad Social

Aunque esta opción no es solo para los autónomos, cada vez son más trabajadores por cuenta propia que se acogen a la jubilación activa, una fórmula que les permite compatibilizar cobrar una pensión y, a la vez, seguir trabajando por su cuenta. Pero ¿qué ocurre si el autónomo lleva tiempo sin pagar la Seguridad Social?
Con el objetivo de tener más ingresos una vez que nos hacemos mayores, la jubilación activa parece ser una salida interesante, sobre todo, para muchos autónomos.

Para acceder a la prestación de jubilación siendo trabajador por cuenta propia se exige estar al corriente de pagos con la Seguridad Social. Es decir, si se tienen deudas en el momento de solicitar la jubilación activa, los expertos del Gabinete Jurídico de Asesor Excelente recuerdan que lo primero que se tendría que hacer es ponerse al corriente de pago.

Artículo 47 de la LGSS


Requisito de estar al corriente en el pago de las cotizaciones

1. En el caso de trabajadores que sean responsables del ingreso de cotizaciones, para el reconocimiento de las correspondientes prestaciones económicas de la Seguridad Social será necesario que el causante se encuentre al corriente en el pago de las cotizaciones de la Seguridad Social, aunque la correspondiente prestación sea reconocida, como consecuencia del cómputo recíproco de cotizaciones, en un régimen de trabajadores por cuenta ajena.

A tales efectos, será de aplicación el mecanismo de invitación al pago previsto en el artículo 28.2 del Decreto 2530/1970, de 20 de agosto, por el que se regula el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, cualquiera que sea el régimen de la Seguridad Social en que el interesado estuviese incorporado en el momento de acceder a la prestación o en el que se cause esta.

2. Cuando al interesado se le haya considerado al corriente en el pago de las cotizaciones a efectos del reconocimiento de una prestación en virtud de un aplazamiento en el pago de las cuotas adeudadas, pero posteriormente incumpla los plazos o condiciones de dicho aplazamiento, perderá la consideración de hallarse al corriente en el pago y, en consecuencia, se procederá a la suspensión inmediata de la prestación reconocida que estuviere percibiendo, la cual solamente podrá ser rehabilitada una vez que haya saldado la deuda con la Seguridad Social en su totalidad. A tal fin, de conformidad con lo establecido en el artículo 44.1.b), la entidad gestora de la prestación podrá detraer de cada mensualidad devengada por el interesado la correspondiente cuota adeudada.

3. A efectos del reconocimiento del derecho a una pensión, las cotizaciones correspondientes al mes del hecho causante de la pensión y a los dos meses previos a aquel, cuyo ingreso aún no conste como tal en los sistemas de información de la Seguridad Social, se presumirán ingresadas sin necesidad de que el interesado lo tenga que acreditar documentalmente. En estos supuestos, la entidad gestora revisará, con periodicidad anual, todas las pensiones reconocidas durante el ejercicio inmediato anterior bajo la presunción de situación de estar al corriente para verificar el ingreso puntual y efectivo de esas cotizaciones. De no haberse producido el mismo, se procederá inmediatamente a la suspensión del pago de la pensión, aplicándose las mensualidades retenidas a la amortización de las cuotas adeudadas hasta su total extinción, rehabilitándose el pago de la pensión a partir de ese momento.

Lo previsto en el párrafo anterior será de aplicación siempre que el trabajador acredite el periodo mínimo de cotización exigible, sin computar a estos efectos el periodo de tres meses referido en el mismo.

Si eres asesor y quieres estar formado y al día de todas las novedades fiscales y laborales, consulta los cursos de Asesor Excelente. Ya tienes disponible el Régimen Fiscal del Grupo de Sociedades, un interesante curso sobre las peculiaridades y características de la tributación consolidada.